top of page

COMPRAR O ALQUILAR, ¿QUÉ ES MEJOR?


Ante el incremento incesable de los precios de alquiler, ya son muchos los que se cuestionan si les sale más rentable comprarse un piso a alquilar. En España siempre ha habido una tendencia a comprar antes de alquilar y, hoy en día, los gastos de una hipoteca son menores que los de un alquiler. Pero, de todas maneras, sigue persistiendo el miedo a endeudarse y no poder hacer frentes a los gastos económicos. Por lo tanto, esta situación influye en muchas familias cuando tienen que decidirse si les saldrá mejor hipotecarse o alquilar. Si bien es cierto que no existe una respuesta única, ya que depende de las circunstancias personales y familiares, en función de los ingresos y estabilidad laboral, vamos a exponer las ventajas e inconvenientes de la compra de una vivienda o de un alquiler, para ayudaros en esta complicada decisión.


Comprar una vivienda, sus pros y sus contras

La compra de una vivienda es sin duda una de las inversiones financieras más importantes en la vida porque seguramente se dedicarán varios años o incluso décadas en liquidar la hipoteca. Aunque, a su favor, cabe decir que la vivienda suele ser considerada como un bien que se revaloriza con el tiempo y, además, puede ser un alivio en momentos de malestar económico, sobre todo si la hipoteca está pagada, porque puede convertirse en una fuente de ingreso y una medida de ahorro para la vejez o para dejar en herencia. Asimismo, tener tu propia casa te permite decorarla y reformarla a tu gusto. Por otro lado, el peor inconveniente es el desembolso económico inicial que conlleva cubrir los gastos de la gestoría, el registro, la notaría y algunos impuestos como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en el caso de ser de segunda mano o el I.V.A. en el caso ser nueva.

A parte de tener en cuenta estos aspectos, hay algunos consejos para optar por la compra que pueden ser útiles: tener en cuenta que la hipoteca no supere los 25 o 30 años para evitar endeudarse durante un tiempo extenso, valorar e informarse sobre qué tipo de hipotecas existen y cuál de ellas se adapta a cada situación económica y la mensualidad de la hipoteca es recomendable que no supere el 25% o 30% de los ingresos.


Alquilar, sus pros y sus contras

Una de las mayores ventajas del alquiler es el hecho de no tener que hacer una gran inversión, simplemente pagar una fianza y los meses. Además, las tasas, la comunidad y el mantenimiento suele correr a cargo del propietario. Después, se cuenta con una mayor flexibilidad para mudarse con facilidad a otra zona o población más económica si es necesario, ya que normalmente suele ser suficiente avisar al propietario con un mes de antelación. Por lo tanto, la opción del alquiler es la más recomendable en el caso de no contar con unos ingresos fijos o como solución temporal hasta poder comprar.

Por otro lado, esta opción no resulta muy atractiva si tenemos en cuenta el crecimiento del precio del alquiler, ya que se ha disparado de una forma desorbitada sobretodo en las ciudades de Madrid y Barcelona y sus alrededores, hasta llegar a un 50% de aumento en tan solo cuatro años. Por este motivo, siempre se está a expensas de que el propietario pueda subir la cuota y tener que ir negociando periódicamente las condicione. Así que, cada vez es más común que se pueda pagar más por la renta de un alquiler que lo que supondría la cuota de una hipoteca.


El alquiler con opción a compra

Existe también la opción de alquilar un piso con la opción de comprarlo más adelante. Esta es una solución para aquellos que quieren comprar pero no se encuentran en las condiciones económicas para hacerlo. En este caso, hay que tener en cuenta que no se perdería el dinero invertido, a diferencia de un alquiler normal, ya que tras un cierto tiempo estipulado en el contrato puedes adquirir el piso descontando total o parcialmente las cuotas pagadas, disminuyendo así el precio de compra de la vivienda. Todos estos aspectos deben ir bien marcados en el contrato de alquiler que se hará inicialmente, además de indicar si en esta situación es el arrendatario el que corre con los gastos de la comunidad o de posibles reformas. Sin embargo, en España es una opción que lleva tiempo que está en desuso.




“Para el hombre, como para el pájaro, el mundo tiene muchos sitios donde posarse, pero nidos solamente hay uno”. (Oliver Wendell Holmes Sr.)


4 visualizaciones
bottom of page