top of page

¿QUÉ SE DEBE TENER EN CUENTA CUANDO SE COMPRA UNA VIVIENDA SOBRE PLANO?


Entre las opciones que existen para adquirir una vivienda está la de comprar sobre plano. Es una de las alternativas que actualmente está auge después de unos años en los que la promoción se ha visto paralizada debido a la crisis inmobiliaria. Como referencia del inmueble, el comprador únicamente tiene los documentos que la promotora proporciona sobre el proyecto. Por consiguiente, compraremos un piso que no podemos ver en directo en el momento de la compra y, en la mayoría de casos, la decisión de compra debe ser antes de que empiece la construcción. Además, deberemos esperar aproximadamente unos dos años para poder ver nuestra vivienda. Durante este tiempo son muchas las incertidumbres e inseguridades acerca del piso y, por lo tanto, es recomendable tener en cuenta una serie de aspectos para poder valorar las ventajas que comporta y tener las precauciones necesarias. En este artículo lo explicaremos de una forma concreta y sencilla para ayudar a decidirse a todas las personas que se estén planteando este tipo de compra.


En primer lugar, el principal beneficio es que su precio es más reducido, en torno a un 10-15%, en comparación a las viviendas ya construidas. Esto es debido a que la revalorización que se puede producir durante el tiempo que dura la construcción, se evita. Por otro lado, la forma de pago es más sencilla, ya que se va haciendo de una forma progresiva durante el tiempo de la construcción.

Por otro lado, la personalización de la vivienda es una de las características que más llaman a los compradores. No se trata de construir un piso totalmente distinto al otro para cada propietario, sino que cada comprador puede escoger determinados cambios personalizados con respecto a la distribución, materiales, acabados, etc. Ya de por sí, las promotoras ofrecen diferentes alternativas a sus clientes. Pero no solamente existe la opción de poder escoger estas características, sino que también, comprar sobre plano, permite escoger, de entre todas las viviendas de la promoción, la que mejor se adapte a las necesidades de cada uno: buena orientación, áticos con buenas vistas, bajos con jardín, número de habitaciones, entre otros aspectos.


Entre las cuestiones más peliagudas en la compra de una vivienda sobre plano está la parte económica, ya que la promotoras piden a sus clientes una entrada más un plus para poder llevar a cabo el proyecto. Por lo tanto, el cliente pone en riesgo su dinero si la promoción no pudiera seguir hacia adelante por cualquier imprevisto. Pero esto no significa que el comprador deba cruzar los dedos y esperar que nada salga mal, si no que puede e, incluso, debe cerciorarse de una serie de aspectos para tranquilizarse en este aspecto. Para empezar, el nuevo propietario debe corroborar que las cantidades entregadas serán destinadas para cubrir los gastos de la construcción. Para continuar, se debe prestar especial atención a los siguientes puntos para garantizar una mayor seguridad y tranquilidad con respecto al dinero invertido::

  • Obtener la máxima información sobre la promotora. Comprobar su solvencia, situación económica, que esté inscrita debidamente en el Registro Mercantil, etc.

  • Comprobar que la empresa dispone de todas las licencias para llevar a cabo las obras.

  • Verificar en el Registro de la Propiedad quién es el titular del solar donde se hará la edificación.

  • Recopilar toda la información necesaria sobre la vivienda. Esto implica los planos del solar donde se construirá el edificio más los planos de la vivienda en concreto, la orientación del inmueble, la posición de las ventanas, etc. También es recomendable guardar los folletos publicitarios que la empresa ha utilizado para hacer pública su promoción, ya que tendrán un carácter contractual si la vivienda no se ajusta a lo que anunciaban.

  • Pedir una memoria de calidades. Esta información permitirá saber con detalle los materiales de construcción, zonas comunes, acabados, etc.

  • Revisar con detalle toda la documentación y el contrato de la compra. Debe incluir específicamente el precio final con I.V.A. incluido, la forma de pago y la fecha de entrega. Además, sería conveniente que quede bien detallado en el contrato una cláusula donde se exponga una forma de penalización para el promotor en el caso que se retrase la entrega o la obra no concluya. De esta forma, el comprador tendrá una garantía.


De todas formas, para asegurar que la compra de una vivienda sobre plano cumple con todos los requisitos y garantías para los compradores y las promotoras, cada comunidad autónoma cuenta con una normativa que recoge los derechos y responsabilidades de los compradores y promotoras.


3 visualizaciones
bottom of page