top of page

¿QUÉ PASA CUANDO VARIAS PERSONAS HEREDAN UNA VIVIENDA?


Tras fallecer un familiar, suelen dejar en herencia a los hijos el inmueble donde residía. En la mayoría de los casos, la vivienda queda repartida de manera que a cada hermano le pertenece una parte proporcional. Es decir, si se trata de dos hermanos, cada uno de ellos hereda el 50% de la casa y, si se trata de cuatro, cada uno hereda el 25%. Este derecho a la propiedad de un bien se conoce como proindiviso, comunidad de bienes o copropiedad. Es una repartición abstracta, ya que se trata de un bien indivisible. Por lo tanto, cuando llega el momento de decidir qué hacer con el bien inmobiliario, esta situación puede dar lugar a conflictos y desacuerdos entre los herederos. Ponerse de acuerdo y tomar la decisión unánime de si se va a vender o no, es imprescindible para evitar problemas familiares mayores, pero eso no es siempre posible, ya que si solo hay uno de los herederos que no está de acuerdo nos encontramos dentro de una problemática.


En dicha situación, hay que tener en cuenta que ningún propietario puede ser obligado a vender, pero tampoco se puede estar obligado a conservar la parte correspondiente de la vivienda. Por lo tanto, si no se llega al acuerdo común de vender el inmueble, este no podrá ponerse en venta, pero el heredero que no quiera conservar su parte tiene el derecho a ponerla a la venta. En tal caso, es necesario hacer un inciso y el resto de coherederos tienen derecho preferente a adquirir la parte en venta. Pero si la venta de esa parte se realiza a un extraño, los demás coherederos podrán subrogarse en su lugar. La única condición es que tendrán que reembolsar el coste al comprador no coheredero. Además, se tendrá un plazo de un mes desde el momento en que se da a conocer la venta. Por otro lado, también se puede dar el caso que uno de los herederos quiera la totalidad de la propiedad y, en este caso, puede comprar la parte de los coherederos, siempre y cuando estén de acuerdo.


Sin embargo, si aún teniendo varias posibilidades para llegar a un acuerdo entre las partes propietarias, ninguno acaba de estar convencido, está la opción de optar por la vía judicial. Como el código civil establece que nadie está obligado a permanecer en la copropiedad, se realizará una división económica. Por lo tanto, se venderá la vivienda y el dinero será repartido. También existe la opción de que el bien hereditario sea adjudicado a uno de los hermanos y, por lo tanto, se proporcionará la cantidad correspondiente al resto.


5 visualizaciones
bottom of page