top of page

HIPOTECA PUENTE: ¿QUÉ ES?


Seguramente, en algún momento, te hayas topado con el concepto de la hipoteca puente, pero ¿qué es y en qué consiste dicho producto? Trataremos de explicarlo de una forma sencilla en este artículo para que no te quede ninguna duda.

Básicamente, una hipoteca puente es un préstamo que permite unir dos hipotecas (la de la vivienda actual y la de la nueva vivienda que se va a comprar) hasta que se pueda vender la primera vivienda, que normalmente ofrecen un plazo de entre dos y cinco años. Si nos encontramos en la situación de que adquirimos una nueva casa y, por lo tanto, una nueva hipoteca, pero aún debemos hacer frente a la que tenemos actualmente, este préstamo facilita este proceso, ya que el titular puede adaptar los pagos durante el tiempo que siga teniendo su actual residencia. Aunque la forma más adecuada sería vender primero la vivienda para luego poder comprar la nueva, el proceso de venta ahora se puede prolongar demasiado y, por lo tanto, este crédito es aconsejable si lo que se quiere es poder mudarse antes. Sin embargo, como muchos otros trámites, es una opción que conlleva sus inconvenientes, que se deben valorar antes de contratar el producto.


Antes de nada, debemos saber cómo funcionan dichos productos. Primeramente, contratamos la hipoteca puente, en la que el banco cogerá las dos viviendas como garantía. Entonces, se acordará qué tipo de cuota se hará frente durante el período vigente del crédito, ya que puede ser una cuota en la que se hace frente sólo al interés, una cuota reducida que irá en mayor parte a cubrir los intereses o una cuota normal con la que se amortizará capital e intereses. Una vez nuestra anterior vivienda se venda, se formalizará una hipoteca convencional para el actual inmueble.


El mayor problema con el que nos podemos encontrar, es que si no conseguimos vender el inmueble en el plazo de tiempo establecido, nos deberemos enfrentar a una subida drástica de la cuotas, ya que empezaremos a hacer frente a las dos deudas contraídas en su totalidad (la de la anterior vivienda y la de la actual). De la misma forma, la garantía que tiene el banco seguirá siendo los dos inmuebles y,por lo tanto, si no podemos hacer frente a dichas cuotas, correremos el riesgo de perder ambas viviendas. Además, debemos saber que si tardamos mucho tiempo en vender, es posible que podamos sacar menos dinero del esperado porque nuestra anterior vivienda ha perdido valor.


En el caso de que este producto no nos acabe de convencer, el mercado hipotecario nos ofrece otras alternativas en el caso de que queramos cambiarnos de vivienda, teniendo la anterior hipoteca vigente. Tenemos la opción de contratar una segunda hipoteca, pedir al banco una ampliación de la hipoteca para poder conseguir el dinero suficiente, pedir un nuevo crédito para saldar la hipoteca vigente y poder pedir una nueva o esperar a poder vender el inmueble. Todas estas alternativas tienen sus inconvenientes y sus ventajas, que debemos valorar antes de tomar cualquier decisión.


1 visualización
bottom of page